24 jun. 2010

Relatividad

Según todos los físicos desde Einstein, el tiempo es relativo. Según afirman, cuando un objeto viaja a velocidades cercanas a las de la luz el tiempo transcurre más lentamente para él mientras que en el resto del universo sigue a su bola. Del mismo modo cuando un objeto se acerca a otro de gran masa el tiempo se hace más lento (para un observador externo) y esto es proporcional a la masa del objeto, por eso más allá del horizonte de acontecimientos de un agujero negro, parece que nada avance (si habéis visto cierto episodio de Stargate comprenderéis lo que digo). Pero hoy, después de varios meses de arduo trabajo e investigación, he llegado a la conclusión de que los científicos no tuvieron en cuenta más casos en los que se produce una aceleración o ralentización del tiempo.

Hoy, mientras que disfrutaba de una apasionantísima clase ofrecida por el Servef (todo aquel que tenga un detector de sarcasmo será mejor que lo apague), he llegado a una serie de conclusiones expuestas en forma de leyes físicas sometidas a su aceptación por parte de la comunidad científica:

  1. Si un objeto (o persona) se encuentra sometido a un nivel de tedio, el incremento de la duración del tiempo alrededor de él aumentará de forma proporcional al grado de tedio existente. Corolario: si te aburres el tiempo no avanza nunca, y si avanza es en dirección contraria.
  2. Si un objeto (o persona) se encuentra bajo presión, la variación de la velocidad del tiempo a su alrededor será directamente proporcional a su grado de presión existente. Corolario: No importa cuanto duré el examen, el tiempo siempre acaba antes de que tú hayas acabado.
  3. Si un objeto (o persona) se encuentra en una situación agradable, la variación de la velocidad del tiempo a su alrededor será directamente proporcional a su grado de bienestar existente. Corolario: La siesta nunca dura lo suficiente. 2º Corolario: El sol sale el domingo por la mañana antes de que te hayas tomado la última copa del sábado por la noche.
  4. Si un objeto (o persona) siente que el tiempo transcurre como debe, se puede concluir que faltan datos decisivos en la ecuación.Corolario: Si todo va bien es que no sabes de la misa la mitad.
Espero que estas conclusiones ayuden a la comunidad científica a reelaborar la Física tal y como la conocemos y lleven a la ciencia humana a un nuevo grado de desarrollo tecnológico.