23 feb. 2008

Juventud, divino tesoro

Hace un par de semanas regresaba de un partido de mis chicas en Pinoso con algunas de mis jugadoras en el coche, y, como es un viaje relativamente largo, comenzaron a salir ciertos temas de conversación que ciertamente asustan, claro que yo debería estar curado de espanto, pero va a ser que no. Yo recuerdo que a su edad, que son unos 17 años, ya me había afeitado aquella primera perilla con la que intentaba impresionar a una chica haciéndome el mayor, y que sólo sirvió para que otra gente me tomara por más viejo, porque a ella esas cosas no la impresionaban; estudiaba lo que todos a esa edad, poco y mal, pero sacaba buenas notas, y comenzaba a plantearme el futuro. Pero no me ponía a hablar de sexo con la gente.

Quizás eran otros tiempos. De eso hace diez años, cierto es. Pero no creo que tanto hayan cambiado las cosas. Bueno,sí. Sobre todo teniendo en cuenta una de las preguntas que me hicieron: "¿Por qué a los hobres les excita ver el momento en que una mujer tiene un orgasmo?". Creo que no requiere comentarios. Iba yo conduciendo y casi me da algo con la preguntita, más que nada porque como aún no he visto uno en directo pues como que no puedo opinar, la verdad. Por cierto, que triste resulta eso...

Lo cierto es que su vida sexual es más activa que la mía, cosa fácil, por otra parte, para que os voy a engañar, y me hace plantearme cosas, especialmente a que se debe este fenómeno: ¿más permisividad paterna, más libertad sexual en general, más consumo de alcohol y drogas? NO creo. Para mí que la culpa la tiene Internet...

3 comentarios:

Anónimo dijo...

hola bru!! el dia que bajamos de pinoso, fue muy buen la conversacion que tuvimos, y por cierto sigo esperando que nos contestes la preguntita famosa ehhh. la culpa de esto no la tiene internet, no en nuestro caso, en el de las jenis, chonis y debos que se cepillan al primer cani que encuentran en el terra SI.nosotras en cambio, somos chicas inteligentes, con una personalidad distinguida que hace que defectos como nuestra "camioneria" sea algo secundario, y por eso nos quieren nuestros hombres, por ser nosotras mismas, aunque eso signifique ser mas bastas que un arado.

Anónimo dijo...

Jeje, no sé qué edad tendrás. Yo tengo 31 y sospecho que algo tendrá que ver con haber nacido muy poquito después de que muriera Franco. Yo no he vivido la dictadura pero en mi colegio había profesores que parecían no haberse dado cuenta del cambio de régimen y eso se puede aplicar a muchos ámbitos. Después las cosas han cambiado muy rápido y a eso se le suma la tele privada (aún recuerdo el shock de las mamachicho), internet, etc. y ahí les tienes, follando como conejitos.

Contradicto dijo...

Pues unos pocos menos, ya que ando a caballo de los 27, así que te puedes imaginar. También puede ser que soy lo que podríamos decir un antiguo y un romántico.

pero de todas formas la juventud de hoy está exaltadísima. Ya lo dice Porta en su canción: "Las niñas de hoy en día todas son unas guarras".