27 jun. 2008

L

Hoy me siento orgulloso de mí mismo. He de reconocer que cuando comencé con el blog no tenía confianza en durar tanto escribiendo chorradas tan a menudo. Sobre todo teniendo en cuenta que he pasado un par de malas rachas que me han hecho plantearme mandarlo todo a la mierda, blog incluido. Por suerte soy más inconstante con las malas que con las buenas rachas y se me pasa pronto. La cosa está en que he llegado a la entrada número 50 y llevo unas 2600 visitas (aunque debería descontar las que corresponden a las publicaciones y las modificaciones de las entradas, pero no se cuantas pueden haber sido); tengo visitas de casi toda España, supongo que gracias a mis comentarios en otros blogs más seguidos que el mío; tengo algunas del resto de Europa, siendo las de Alemania las que más me agradan; tengo visitas de varios países de América latina que me sorprenden, pues jamás me imaginaba llegar a cruzar el charco, aunque la red de redes no deja de ser global, y tengo algunas de los EEUU que me tienen intrigado: señores del FBI, yo no tengo nada que ver con lo del 11-S, lo juró, ese día estaba echando propaganda en Torrevieja...

Y eso teniendo en cuenta que os he debido aburrir lo que no está escrito contándoos los avatares de mi absurda existencia, porque, todo sea dicho, no creo que tenga mucho de interesante la vida de un preingeniero técnico de telecomunicaciones en paro, soltero y virgen con delirios paranoides y un sospechoso principio de esquizofrenia, aunque creo que esto último es por dormir poco. Pero por otra parte el saber que he conseguido llegar hasta aquí y que hay gente que me lee hace crecer mi ego, en mi caso, mi bloguego. Y es que todos los blogueros tenemos nuestro pequeño corazoncito, sin excepción. Seguro que incluso José A. Pérez también se sintió frustrado cuando recibió el primer comentario diciendo que había perdido un lector, claro que leer después los comentarios de Hobbes le tienen que alegrar el día. Yo no tengo esa suerte, claro que si a mí me abandonaran mis escasos lectores tendría antilectores, como la antimateria, y los monólogos sin nadie que los escuche resultan muy tristes. Con esto digo que a ver si la gente me va dejando más comentarios, a ser posible no anónimos (Manu, Almu y compañía, sobre todo, aunque sepa quienes sois)...

Tengo que reconocer que empecé con este blog con el principal ánimo de demostrarme a mí mismo mis capacidades redactoras y, hasta cierto punto, me ha funcionado. Desde hace un par de semanas tengo en mente iniciar una novela. Vale que no es la primera que tengo en mente, pero es la primera que dura en mi cabeza lo suficiente como para llegar a recordar la idea y de la que puedo sacar algo con un mínimo sentido. Ya veremos por donde siguen mis pasos.

Edito: Que no es una despedida. Aún os queda mucho que aguantar de mí...

11 comentarios:

Tormenta. dijo...

Hola! pues yo te encontré por casualidad, y encantada que sigas con el blog! estuve por aquí un rato y me gustó, así que sería genial que siguieras con él..

Besos majo.

manueru dijo...

¿Y por qué no te molan los anónimos? Con lo que mola decir lo que se piensa sin que se sepa!!!!

Anónimo dijo...

Maldito google/blogger con identificación automática! Otra vez me ha delatado...

Contradicto dijo...

Ninguna buena acción queda sin castigo Manu, y lo sabes...

Blogger a tiempo parcial dijo...

Uno que entra jje...Un blog siempre es bueno tenerlo...le puedes usar...o no..o cerrarle o rellenarle...pero biene bién...
Gracias por pasarte....por el mio y el Welcome To the Jungle no es de Guns n Roses?

Anchiano dijo...

Estoy suscrito a tu blog desde hace tiempo y tus posts son por lo general interesantes y amenos y escribes bastante bien. Pero cuando te da el bajón y empiezas a lamentarte de que no te comes una rosca dan ganas de apalizarte como a aquella pasajera de "Aterriza como puedas".

Si quieres gustar a las tías, lo primero que hay que hacer es gustarse a uno mismo. Ni el Sr, Miyagi te daría mejor consejo. Que por cierto he vuelto a ver despues de años y años, Karate Kid II (que la han puesto en CUATRO esta tarde) y yo no se como Pat Morita no le vació la cuenca de los ojos al puñetero aprendiz con los palillos de coger moscas, por niñato, poca cosa y tonto del culo. Lo tenía que decir.

Un saludo y suerte con esa novela.

Anónimo dijo...

¿Y por qué te alegran especialmente las visitas desde Alemania?
Música maestro: tiroriro tiroriro tiroriro tiroriiiiiii...
¿Y quíeeeeeen es ellaaaa?
...
Saludos desde el país de los futuros subcampeones de Europa, jeje.

Anónimo dijo...

jjajaja estoy de acuerdo con manu jjajajaja....
los anonimos molan un monton
pero yo siempre sere anonima2

jajajaja

Anónimo dijo...

Entre anónimos anda el juego, pero todos nos conocemos...

(Y sí, cuando le da el bajón, es para coserlo a ostias)

Anónimo dijo...

el anonimo de antes q anonimo eres xq yo soy la dos jajajajaja

仔仔 dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.