17 jun. 2009

El retorno del Jedi

- ¿Sabes una cosa?
- ...
- Ahora por fin te entiendo.
- ...
- ¿Vas a seguir sin hablarme?
- ...
- Ya sé que nos hemos pasado un poco contigo, pero esto no puede durar eternamente. Últimamente ni siquiera nos sacas de casa. Y que no los saques a ellos, vale, pero que me abandones a mí...
- ...
- Vale, reconozco que te hemos jodido un poco la vida durante todos estos años, pero es que tú nos dejabas...
- ...
- Ni siquiera nos dijiste nada de la entrevista de trabajo del otro día...
- ...
- ¿Qué tal fue, por cierto?
- ...
- Espero que fuera bien, porque si no este verano acabas prostituyéndote, aunque por otra parte no sería mala idea, así tendrías base para ese libro que decías que querías escribir...
- ...
- Ya sabes, ese sobre el mito de Ganímedes pero en versión moderna...
- ...
- Pero tío, háblame. Además ellos ya están controlados...
- Y una mierda...
- ¡Qué os follen a todos! Ya que yo no puedo...
- Bueno, quizás no estén todo lo bajo control que quisiera, pero los ignoro tal y como solías hacer tú, y de momento me va funcionando.
- ...
- Pero de momento están a raya y no se han salido de madre. Pero lo han intentado, no creas, porque he tenido mis batallas con ambos. Llegaron a ponerse de acuerdo y todo en contra mía, pero me mantuve en mi sitio para que no se nos subieran demasiado a la chepa...
- ...
- Venga, joder, que te estoy pidiendo que vuelvas a tener tú el control. Esto no está hecho para mí.
- ...
- Vale, lo diré: LO SIENTO.
- Bueno, es un comienzo. A partir de ahora van a cambiar mucho las cosas por aquí. MUAHAHAHAHAHA.

CONTINUARÁ

No hay comentarios: