11 mar. 2008

Una canción para cada momento...

Llevo unos cuantos días más blandito que un anuncio del champú Johnsons baby, y encima parece que va peor por momentos, porque, por si fuera poco la ternura interna que me desborda, el cabrón del Winamp y la radio de mi coche no dejan de ponerme canciones romanticonas y mi integridad empieza a tambalearse. ¡Si es que hasta me pone las lentas de Extremo Duro!

Y es que cuando uno está en esta situación todo le parece tan sumamente romántico y tierno, que acabas por hundirte en un pastel de dimensiones bíblicas. Me recuerda a aquél anuncio del Renault Clio que vendían con iPod que decían nosecuantas canciones para nosecuantos estados de ánimo y aparecía un tío que lloraba cuando un escarabajo pelotero quedaba patas arriba. Vamos que como empiece a sonar el Who wants to live for ever me parece que me ahogaré en mi propio moco llantero, que, por cierto, vaya imagen más desagradable, todo sea dicho. Y eso que de momento no han sonado las de Ismael Serrano, que entonces ya ni os cuento.

¿Qué por qué estoy así? ¿De verdad necesitáis que os haga un mapa? Si es que no aprendo, está claro.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

tranquilo que por momentos como ese hemos pasado todos, luego con el tiempo los recuerdas y te ries.
Ya me cuentas!!!

SUERTE!!!!!

Anónimo dijo...

vale q borras mis comentarios! anda q ya te vale!!!
te va a escribir tu abuela!!!!!!!!!