5 jul. 2008

Los blogs no son para el verano, las bicicletas puede...

Llevo viendo ya algunas semanas, más o menos desde que el calor aprieta, que la blogosfera empieza a ralentizar drásticamente su ritmo de vida. Al contrario que los osos, que hibernan cuando aprieta el frío, los blogueros se tocan los webs cuando el calor aprieta; las blogueras no sé que se tocarán, porque ellas son más finas y apenas se tocan, pero, al menos, tampoco actualizan con tanta frecuencia. Es más, muchos desaparecen durante cosas de meses dejándonos el camino libre a blogueros de segunda fila como yo mismo. O tercera. O cuarta. O vaya usted a saber cual.

Y es que una de las ventajas de vivir en el campo radica en el hecho fundamental de que uno veranea en el mismo lugar donde vive. Qué remedio. Por no hablar de lo hermoso que es despertarse con el gorjeo de los pájaros al amanecer, si es que la desgraciada de Perra te ha dejado dormir por la noche, el fresco aroma del aire limpio, o el humo de los restos de poda que a Señor padre le ha dado por quemar de buena mañana, o las noches tranquilas con el cielo lleno de estrellas, y mosquitos que este año hay más que nunca. A pesar de que no tenemos piscina, por dos motivos fundamentales: la falta de espacio (aunque Manu vendrá a decir que el señorío de los Bru incluye varias hectáreas donde bien se podrían haber construido algunas piscinas de disciplina olímpica) y la continua negación de Señora madre. Hasta ahora. Y es que a Señora madre le ha venido a la idea comprar una de esas piscinas prefabricadas en acero y colocarla en uno de los lugares más molestos de todo el recinto para que Sobrina puede bañarse y disfrutar este verano. Para Sobrina todo es poco.

De todas formas, volviendo al tema, comprendo perfectamente que los blogueros abandonen sus dominios ciberespaciales en verano, y es que si el que puede irse lejos no se va es que es tonto, con sus cinco letras bien grandes. Y yo que pudiera, la verdad. Que un día de estos me veo el Verano Azul en plan blogueros subidos a sus bicis y haciendo los vainas por la carretera silbando y comiendo helados, eso sí, con el portátil y la PDA a cuestas por si acaso.

Por cierto, me pido al Piraña...

P.D.: Perdonad el final tan precipitado, pero es que para comer me he zampado una pizza y medio litro de cerveza y la neurona patina, y patina, y patina, y... oh Dios mío, pedazo siesta me pienso dar...

5 comentarios:

Casandra dijo...

Pues yo tengo un modem portátil y me llevo el ordenador a todos lados. Ahora quiero comprarme el MacBook Air de Apple, ya veremos. ¡Así que no pienso dejar de actualizar (aunque quizá actualice un poco menos)! JAJA Pero tranquilo que no te haré la competencia, porque mi blog tiene muy pocos días XD

supersalvajuan dijo...

Gracias por informar que Leti vuelve a la televisión autonómica. Ya se el canal que saltar cuando tenga a la joven en casa.

La aspirante dijo...

Llevas razón, todo el mundo está "cerrando" sus blogs por vacaciones, y si no, tardan más en publicar. Me parece fatal, qué poco considerados para con sus lectores, ¿qué se creen? ¿que tienen derecho a vacaciones? ¡Ja!

Por cierto, a partir de la semana que viene, estaré de vacaciones, así que no escribiré.

Saludos.

Marisabidilla dijo...

Ainss pues aquí estoy yo, leyendo blogs sin descanso mientras Marido ronca la resaca. ¡quiero salir a disfrutar de la tarde y nadie me saca! qué vida tan patética...

manueru dijo...

Pues sí, incluso podríamos hacer una piscina de las olas como en el aquapark.