22 may. 2008

La mujer perfecta

El otro día leía en el blog de Diana Aller una entrada sobre su hombre perfecto. Para ser sincero nunca me había planteado seriamente un ideal de belleza femenina, es más mi problema fundamental era que me gustaban todas. Me gustaban las morenas.
No me mires de esa forma que tus ojos me aturullan...

Me gustaban las rubias.

Esto es una canaria y no Piolín...

Me gustaban las pelirrojas.

Lo que se dice una mujer de armas tomar...

Incluso alguna que otra calva, porque no decirlo.

Ya quisiera Britney lucir con la mitad del estilo de la Nati...

En definitiva, por resumir un poco, me gustaban muchas y en muchos formatos diferentes. Pero llegados a una edad ya hay que ir fijando unos ciertos criterios, más que nada porque el celibato está muy bien y todo eso, pero cansa. Así que a continuación pasaré a detallar un decálogo con las características básicas que ha de tener la mujer perfecta:
  1. Personalidad, independencia y carácter. No es que me guste que me den caña, pero me gustan las chicas decididas que sepan lo que quieren. No quiero decir con eso que me gusten las hijas de puta del quince, pero se agradece un toque pícaro y malicioso.
  2. Divertida, con sentido del humor y que no le importe hacer el ridículo de vez en cuando. Ni que yo lo haga continuamente, ya que es pauta en mí. Y si le gusta el humor absurdo-inteligente, a lo Muchachada Nui, por ejemplo, mejor que mejor.
  3. Que no se caliente la cabeza por tonterías e, incluso, haga de los problemas graves un reto a superar y no un obstáculo insalvable. Como siempre digo "lo que tiene solución no es un problema, y si no la tiene tampoco es plan de hacer un mundo por algo que no se va a arreglar".
  4. Casera y festera a partes iguales, es decir, que le guste salir de marcha pero de vez en cuando también le guste quedarse en casa viendo una película, una cena romántica preparada por un servidor, o simplemente conversando. Lo que se dice momentos de intimidad, vamos.
  5. Inteligente y culta. Que su lectura favorita no sea el HOLA o el Diez Minutos. Y mucho menos el Vale o el SuperPop. Tampoco pido que se conozca la bibliografía completa de Kafka o de Tólstoi. Pero un poco de culturilla nunca está de más. Como por ejemplo saber que la capital de Australia es... esto... es... bueno que lo sepa aunque no me lo diga...
  6. Que le guste la música y el cine. Y como música no se considera el reaggeton ni ninguna otra de sucesión de ruidos informes que pretenden ser musicales. Y si le va la canción de autor, el hip hop y el rock muchísimo mejor.
  7. No tiene porque ser un ejemplo de belleza infinita, pero sí algo exótica. Algún rasgo diferente que la haga especial; la mirada, por ejemplo, es algo en lo que me fijo mucho, así como la voz. Con belleza exótica queda directamente descartada Rossy de Palma, llamadme intolerante, pero es lo que hay...
  8. Que sea deportista y se mantenga en forma. Deformación profesional diríamos.
  9. En cuanto a medidas no tengo unas preferencias determinadas. Reza el dicho que teta que no llena mano no es teta sino grano; asímismo, teta que mano no cubre no es teta si no ubre. Como siempre se dice, en el punto medio está la virtud. Y el gustazo...
  10. Y por último, y lo más importante de todo, que después de haber leído todo esto, esté riéndose de mí y mi frikysmo fuera de lo común, que lo importante es reírse de uno mismo.
Así que disponeos a explicar vuestro ideal de mujer u hombre. Eso o ver si alguien me lo cumple.

5 comentarios:

Caramelo dijo...

He llegado aquí desde tu comentario en Diana Aller, me ha parecido gracioso, me gusta tu sentido del humor.
Sobre lo de la mujer perfecta, estoy de acuerdo en todo, si le cambiamos el genero puede ser un hombre perfecto.
Los hombres y las mujeres nos parecemos más de lo que se dice.

manueru dijo...

¿Pero no te dije que te regalaba una suscripción a una página de contactos por tu cumpleaños y no aceptaste?

Hay que quejarse menos y moverse más, que por mucho miembro que se tenga, si no se usa, es como si no lo tuvieras.

Firma: la media española trabajadora ;)

Anónimo dijo...

Merd, se me olvidó ponerlo anónimo, aprovecho para saludar a mis perros!!!

Anchiano dijo...

Joder tío, acabas de inventar la rueda, no te jode...

Por cierto, leyendo tu post me he acordado de que había olvidado cual era la capital de Australia: Canberra.

Coincido bastante con tu ideal de mujer, es lo que cualquier tio hetero con dos dedos de frente querría, pero la experiencia y los palos que te da la vida te hacen reflexionar y te das cuenta de que no hay nadie perfecto y que, al menos en lo que a mi respecta, las mujeres con las que te has topado dejaban mucho que desear. Supongo que ellas tambien pensaron lo mismo de mi.

Llegados a este punto, te planteas tres cosas: darte otra oportunidad a ti mismo y confiar en encontrar a esa mujer excepcional que redima a todas las demás (que no es que fueran ni mejor ni peor, simplemente no eran "ella"), permanecer soltero y libre como un pájaro (soy autosuficiente para hacerlo, que hay tios que son incapaces de vivir solos, sin madre y/o novia) o estar con alguien que ni fú ni fá y vivir la mentira del amor que vive mucha gente (la verdad es que me dan mareos solo de pensarlo). Es jodido, ¿eh?

Lilit dijo...

Hola Contradicto,

Lei tu post ayer, antes de tu comentario, pq me pasee por tu blog desde el de Diana y vi ese y otros muy interesantes. Me siento muy identificada con tu lista, como Caramelo. Te he dejado un comentario en Diana, pero en el post equivocad (el del test). Voy a seguir leyendote un rato, ahora que te acabo de descubrir.